El antiguo Egipto, su civilización, sus deidades, estética, simbología y arte es nuestra inspiración. La idea de belleza que tenían, la eterna seducción por medio de joyas y artefactos. Adornaban su cuerpo buscando siempre la armonía en la estética, rendían culto a la belleza cuidando mucho su apariencia personal con extrema coquetería.

El cuerpo femenino y su movimiento son fuente principal para la creación de las piezas de esta colección. Como también sus símbolos más importantes, el ojo de Horus y el escarabajo, todos representados de una manera abstracta. Amuletos de protección que eran considerados curativos, de transformación, creación y renovación.

El dorado egipcio, presente en todas las piezas, representado por el color del sol, significado de eternidad. El negro, símbolo de resurrección y fertilidad. El blanco, pureza y poder, el color de lo sagrado. El verde considerado el color de la vida, y el rojo asociado al fuego, la vitalidad y la energía.

Los egipcios vivían con un ojo puesto en la eternidad, tal como lo es Ornamental, joyas que se convierten en reliquias, piezas atemporales que trascienden en el tiempo.

MENU